Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 abril 2017 6 01 /04 /abril /2017 01:41
El loco ausente, el poeta y la sirena enamorada

          Con la última luna de agosto, nació un tiempo en que, para el poeta, la ausencia quiso ser la mirada y el sentimiento cautivo de aquel amigo suyo, con el que imaginaba el mundo desde el mundo. Había dejado de estar, aquel amigo, con sus buenas razones, o sus razones sin otra cosa, que para eso estaba loco… loco sin querer remedio.

         El poeta, que no sabía explicar la soledad a tiempo parcial, decidió guardar silencio a partir de las ocho de la tarde y hasta el amanecer. Acordó consigo mismo dedicarse todas las palabras y reflexiones, como si no hubiera nadie mas.

      La ausencia de su amigo se había hecho con las cualidades de una presencia ensordecedora. Quiso olvidar pero solo alcanzó a desdibujarse sobre las tablas del escenario.

         De camino por su aventura interior, volvió sobre los lugares donde aún estaba viva la huella de su amigo. Se tragaba en silencio puñados de reflexiones, versos enteros y poesías rotas. Miraba el reloj cada día y, llegada la hora, cumplía con su compromiso, quizá con la esperanza de que semejante sacrificio hiciera volver al loco ausente…

         De tanto silencio y tanta ausencia se llenaron las noches de la sirena enamorada. Contó el reflejo de muchas lunas sobre la piel del mar, quieto a veces. El poeta ya no iba por aquella playa, por su playa. Era el único lugar donde, sin saber bien por qué, había evitado volver desde aquel último día. No hacía otra cosa que desear que fuera desde allí, de aquella playa, de donde volviera su amigo… Ese gran mar que va y viene.

          De tanto mirar el cielo se encontró con una estrella algo solitaria a la que dedicó tantos silencios como pensamientos y de la que terminó enamorado hasta la locura. Nadie entendía que quisiera vivir de noche y olvidar para siempre el día, que fuera capaz de odiar la nubes y la lluvia. Nadie caía en la cuenta de que las estrellas ocultas bajo las nubes no existen para los poetas…

          Las noches de lluvia soñaba con la luz de su estrella, y se bebía una a una las lágrimas del cielo que parecía llorar por él.

         La sirena consiguió verlo alguna vez a lo lejos, sobre el acantilado y casi podía escuchar aquellos pensamientos que ya no eran para ella. Entendió la ausencia, comprendió el silencio y lo supo enamorado, con la poca razón que casi siempre, por ventura, acompaña al amor. Porque el amor sin locura no es amor verdadero. Recuperar la razón es perder el amor esencial.

        Sirena fue mujer enamorada, mujer rota de celos, mujer incapaz de no entender la fuerza del nuevo amor. De tanto que amaba fue capaz de desear la felicidad del corazón perdido. Nunca, sin embargo, dejó de acercarse a la orilla… puede que el poeta un día; puede que … el amor es esperanza al fin y al cabo.

         Una noche de de cielo despejado, limpio tras las lluvias, escuchó que, desde la arena, en un lugar de la playa, alguien tocaba la guitarra y cantaba una canción que tenía la cadencia de las olas, que envolvía con palabras suaves y dulces los sentidos. Miró desde una roca y encontró que había otro poeta con ganas de contar como era el mundo que llevaba dentro. Suspiró, Sirena suspiró y el poeta, súbitamente, sintió como si el mundo estuviera hecho a su medida. Miró, el poeta, al mar quieto y descubrió unos ojos que le invitaron a volver siempre.

         Mientras tanto la vida, al otro lado del mundo de los sueños y de la poesía, discurría como las olas de cualquier mar.

           José A. Fernández Díaz

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces