Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
5 septiembre 2016 1 05 /09 /septiembre /2016 00:26
Stand by me

                Ella imaginó por un momento que siempre iba a ser verano…

                El pensó que aquel tiempo era para siempre…

                Ambos acertaron en imaginar  y pensar pero equivocaron el contenido. El sol parecía perderse en el horizonte efímero, cuando, tras el amor como recurso al materialismo mas a mano, en un bolsillo del pantalón que uno de ellos no llevaba puesto, sonó una melodía inoportuna y, sin embargo adecuada: “stand by me”…

                El buscó el teléfono y descolgó. Inmediatamente escuchó  decir: “ perdona, sé que estas trabajando pero los niños tienen hambre y queremos saber si te esperamos para comer …

                -No mejor cenar sin mi… aún  tengo cosas que hacer…

                Ella le miró  desde la arena y buscó en su mochila. Llamó a casa para decir que la tarde se había complicado en el trabajo y que iba a tardar… “dale la cena a los niños y cena tu también…”

                Entretanto el sol se ponía poco a poco sobre la línea imaginaria del horizonte y los dioses malintencionados se frotaban las manos mientras pensaban en voz alta:

                “Bien por quienes no se saben engañados. Bien por quienes engañan. Bien por las esperanzas compartidas y la guerra en la paz… Bien por las farsas en el escenario y por los falsos horizontes donde el sol nunca se pone de verdad…”

                José A. Fernández Díaz. 

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
11 agosto 2016 4 11 /08 /agosto /2016 01:05
Imagen encontrada en la red

Imagen encontrada en la red

Confundida , taquicardica y con ganas de volar, volvió a casa.

                Pensó que aquello era amor y volvió feliz a casa; tan feliz que apenas se percató de que llevaba puesta todo el tiempo o todo el tiempo puesta  una sonrisa… la sonrisa que dedicaba a las ocasiones especiales.

                Confundida pensó que aquella  taquicardia maravillosa que, entre otras cosas, hacía que pudiera volar sin abandonar el suelo, era amor. Apenas se le ocurrió pensar  que, además de aquel perfume  contagiado en su piel y la mirada tatuada a fuego, del hombre con el que había estado… además de todo aquello, para ser su primera vez con el café; tres sin leche y muy dulces, pueden parecerse al amor… o no.

                José A. Fernández  Díaz

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
7 agosto 2016 7 07 /08 /agosto /2016 10:03
Imagen encontrada en la red.

Imagen encontrada en la red.

                De Ilusiones asesinadas, por aquellos con los que compartía el camino y esperanzas perdidas,  una tras otra, víctimas de continuos y contundentes suicidios, iba desmontando las razones para seguir… Porque,  hacen falta razones? , verdad?...

                Puede que la vida estuviera sucediendo en otra parte y también puede que el se hubiera equivocado de norte… o de brújula.

                Es posible que para seguir adelante fuera preciso guardar silencio siempre, cerrar los ojos con frecuencia y escuchar lo justo.

                Dejar de ser para estar y así todos contentos…

                Que mierda. 

                Yo me bajo en la próxima.

                José A. Fernández  Díaz.

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
6 agosto 2016 6 06 /08 /agosto /2016 11:42
Alba

               Cuando se encontraron el traía dos veces y media la edad con la que ella se paseaba bajo las luces y oscuridades de la realidad en que se morían los sueños … sueños cansados de esperar a ser algo mas que la anécdota de un viaje al país de las cosas inventadas.

                Ella tenía todo lo que un hombre puede desear, cuando,  como hombre,  ha hecho de la belleza alimento para los sentidos. Además, ella,  sabía mirar al horizonte como si no hubiera mundo antes o como si lo hiciera desde la mas rotunda abstracción

                El sabía de memoria el horizonte y los años se lo habían llenado de soles muertos en peleas, siempre perdidas, con la noche.

                El era ese horizonte donde se consumen los días y,  tal vez por cobardía, prefería mirar las puestas de sol en los ojos de la otra gente.

                Ella posó su mano sobre la que el había dejado sobre la  superficie áspera de la piedra del mirador y, tal vez para evitar un súbito rechazo, dijo  “hola”,  inmediatamente… y ya no hubo mas palabras hasta el amanecer…

                Allí, en el amanecer, ella posó su nombre sobre la almohada: - “soy Alba”-dijo con dulce y cálida  suavidad …

                El, que miraba la luz nueva reflejada en aquellos ojos en los que se estuvo buscando toda la noche,  quiso contestar…

                -Yo soy… soy el dueño de este sueño?

                José A. Fernández Díaz 

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
4 agosto 2016 4 04 /08 /agosto /2016 23:59
Buscándome para encontrarte

                Dame una razón para desarmar mi dispositivo de autodestrucción y si  aciertas te regalo una flor. Si no aciertas yo sigo con lo mío; a golpes con la sincronicidad entre el  juguete roto dentro del que vivo y el apocalipsis encerrado en mi cabeza.

                Si me das una razón, buena o mala, me la quedo y te prometo que, apenas llegue el primer amanecer me la inoculo en vena, por decir algo. Luego,  mientras espero  a que haga efecto, acaricio, seguramente, mi árbol favorito convertido en mesa hace un buen puñado de años…

                Y poco mas… tal vez decir, por decir algo, que tras mi última transfusión el arcoíris se me murió de tristeza o pena y la noche salvaje me encontró con los ojos abiertos; abiertos de par en par y el corazón cerrado a cal y canto.

                Si quieres te invito a un trozo de luna, con noche larga y salpicada de estrellas o, si lo prefieres, a la turbulencia de una ciega… tu decides. Tu porque yo sigo ocupado buscándome.

                José A. Fernández Díaz 

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
6 junio 2016 1 06 /06 /junio /2016 01:18
Sesenta y nueve

                Tan solo treinta y cuatro y medio …

                Treinta y cuatro y medio de tu parte, por tu parte y treinta y cuatro y medio de mi parte y por mi parte…

                Treinta y cuatro y medio, mirándonos a los sexos como si fueran otros labios y otros ojos … y otra manera de hablar-nos.

                Treinta y cuatro y medio… medio yo y media tu sin dejar de ser partes completas y rebosantes.

                Treinta y cuatro y medio de por medio, en esencia, la presencia de la parte que no se ve, pero… se siente acariciando la parte  aparte…

                Treinta y cuatro y medio mas el otro tanto hacen de semejante proporcionalidad la nacionalidad del límite inconcluso…

                Tan solo treinta y cuatro y medio y otro medio igual pero vuelto a revés…

                Tan solo la suma hace del todo el limite de los que dándose a medias se dan por completo.

                La mitad de cada mitad hace de nosotros un perfecto sesenta y nueve.

                José A. Fernández  Díaz.    

 

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
25 mayo 2016 3 25 /05 /mayo /2016 23:17
Imagen encontrada en internet

Imagen encontrada en internet

                 Apuré rabias y odios  con la última calada que di a la atmosfera imposible de la ciudad  que me expulsaba. Me fui feliz, sin otra cosa que  un ridículo puñado de munición para matar sueños y dos o tres historias de crepusculares muertes súbitas con irremediable resurrección…

                Se me terminaron las ganas y me hice con un par de alas para volar  entre semana… pero ni así.  El cielo de algunas ciudades no está hecho para otra cosa que la monotonía.

                La monotonía como moda explica  a un dios con poca imaginación o cansado pero  no se si existe camino para seguir o no. También explica que dios no está y si está, está apagado o fuera de cobertura… Entre el cielo y el suelo  de aquella ciudad aprendí a depender, sin duda, del mi mismo que me llevé atado a la maleta  y, sin nada mejor a mano, concentré todas mis fuerzas  y esperanzas en el hombre  del espejo; el mismo que se afeitaba conmigo.  

                Mi primer jefe era jefa; pero, pese a tantos años de lucha feminista, exigió que respetara el cartel de la puerta… Discutir yo?. Para estas cosas tengo cierta  capacidad, capacidad  para la sumisión… no es mi problema.

                En el trabajo la competencia es una constante. Parece que el espíritu de la empresa  es el ser campeón de algo y solo falta la banda sonora adecuada. La competencia había desterrado la amistad; pero,  a pesar de todo, descubrí allí a alguien dispuesto a romperme el corazón  a cambio de alguna que otra ración de sexo  sin mas. Sucedió en el descanso glacial e impenetrable. Cada uno a lo suyo mas o menos igual que cuando  las máquinas hacían feliz a la producción.

                Ella se llamaba Aurora… Aurora y hacía que fumaba empleando uno de esos absurdos cigarrillos electrónicos. Se me acercó y,  sin que me importara demasiado, comenzó a saber de mi. No soy hermético, no, simplemente porque no soy nada que no sean los otros  y de mis profundidades se ocupa, irremediablemente, la medicación y algunas veces el alcohol.

                Le conté casi nada de lo que quería saber y,  para compensar,  me interesé por todo lo que no me importaba… Parece que aquella estupidez circular era lo que ella esperaba y lo que me apetecía mas bien nada.

                Concluimos la jornada  y nos encontramos en su cama poco después y con apenas un par de cervezas en el estómago y un torrente de palabras vacías aderezadas con gestos inútiles.

              Aquel día de otro día, aquella otra noche,  me cambió por el gimnasio y yo por el techo y el suelo de mi habitación  junto con alguna fugaz huida de mi mismo con dirección al infierno de las pesadillas  y sueños recurrentes.

              Decidí amarla. Lo decidí,  fiel a uno de los resortes que empujan mi mecanismo de autodestrucción. Había pocas cosas en aquella vida suya que se parecieran a mi caos… Pero, un día, un sábado por la tarde, me senté al pie de la puerta con un par de rosas y dos latas de cerveza. Ella tardaba y, sin otra cosa que hacer, busqué en mis bolsillos  hasta dar con mi lápiz. Escribí en la pared blanca  a ambos lados de la puerta cerrada.  Escribí en prosa las instrucciones para construir un sentimiento y las precauciones para impedir que se convirtiera  en cristal roto. Emplee mi mejor caligrafía y mis mejores verbos, pero justo cuando me disponía a descender hasta el final, escuché en algún lugar de mi estructura un pitido de emergencia …

              Como cualquier máquina, mi carga de energía estaba llegando al final… entonces en mi memoria saltó aquel mensaje: “enchufe el cargador… batería baja”.

              Sabía que era el fin, pues, dispuesto a terminar con todo había renunciado al cargador, tirándolo un puñado de días antes  a las mandíbulas  de una de las máquinas de la empresa a la que no volvería jamás…

              José A. Fernández Díaz.   

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
24 mayo 2016 2 24 /05 /mayo /2016 00:24
Imagen encontrada en internet

Imagen encontrada en internet

Me gusta recordarte y recordarme… como si estuviéramos sucediendo, como si no fuera solo memoria y nostalgia. El tiempo nos ha herido con soles y lunas,  también alguna borrachera  compartida y muchos sueños comunes…

                Para cuando me dejaste había aprendido a contar estrellas y a desafinar guitarras. Me dejaste con lo puesto que, por ser domingo, era poco mas y poco menos que mi colgante en forma de luna…

                Me dejaste en blanco y negro y eso no te lo reprocho pero el color hace de las cosas una marea de sensaciones apetecibles…

                Sabias, sabia que no nos íbamos a entender empleando las mismas palabras con las que podíamos comunicarnos con los otros… y no nos entendimos… lo comprendo. Pero me hubiera gustado que me dejaras con ruido de cosas rotas, sin dudas, con desazón y el corazón roto cara a cara…

                Por eso me gusta recordarte, por eso… y recordarme como si estuviéramos sucediendo como si no nos hubiéramos dejado de ser… o dejado simplemente… sin mas. Como si no nos hubiéramos dejado de ser pareja  dispar, compleja pareja que solo se entiende bien piel a piel…

                Piel a piel… sin palabras.

                José A. Fernández Díaz.

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
19 mayo 2016 4 19 /05 /mayo /2016 01:12
Imagen encontrada en internet

Imagen encontrada en internet

 

                Cambio malos ejemplos por ilusione ópticas.

                Cambio noches de vino y cine por amaneceres sobre la arena.

                Cambio ideas ajenas llenas de sinrazones por nueces vacías.

                Cambio sábanas frías por asientos traseros incómodos y mal aparcados.

                Cambio atardeceres sin horizonte al que mirar por noches sin luna.

                Cambio dos materias convalidadas en la universidad de la vida por cursillo de manipulador de elementos.

                Cambio un centenar de sonrisas por un par de miradas sinceras.

                Cambio un puñado de noches locas por dos tardes de amor cuerdo.

                Cambio lavadora semi-vieja  por máquina de escribir sueños robados.

                Cambio un cuerpo del delito por dos noches en libertad.

                Cambio cincuenta sombras de Grey por una biblia sin censurar.

                Cambio una hora de mi tiempo libre por dos segundos de una noche boreal.

                Cambio  tres insomnios con mucho uso por una noche sin estrenar.

                Cambio una nacionalidad sin usar por una visa para la luna.

                Cambio un yo cansado y aburrido  por una lata de judías mágicas.

                Cambio una caricia sospechosa por una mirada estéril.

                Cambio las llaves de una casa muerta  por una ventana con vistas al amanecer.

                Cambio un corazón que me encontré en la calle  por una calle que me encontré en el corazón.

                Cambio un orgasmo para no olvidar por una ampliación de memoria.

                José Angel Fernández D.

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo
29 abril 2016 5 29 /04 /abril /2016 01:18
Imagen encontrada en internet

Imagen encontrada en internet

El no quería pero, por alguna razón que era incapaz de controlar,  tenía que abandonarla, dejarse la vida y algo de equipaje… Abandonarla tras amarse a lo largo de casi veinte intensos años .

                Llegado aquel momento no tenía palabras para decir,  ni fuerzas … sabia que tocaba irse y se fue… se fue diciendo con el último hilo de voz un “ te quiero”… para siempre. El último “te quiero”.

                Ella sabía que él no podía quedarse, que ya no era posible,  que el amor estaba todo en la memoria y en los objetos que acompañaron su vida juntos…

                Antes de irse y sin que ella lo supiera, dejó para siempre un puñado de mensajes en el teléfono… Los había escrito con las últimas fuerzas, poco antes de que ella entrara a despedirse, en una soledad que lo llenó todo cuando el corazón de él se fue parando poco a poco; mientras la vida se le iba entre los brazos de la mujer  a la que había enseñado a mirar las cosas con su manera peculiar e inolvidable.

                El se fue una mañana de domingo y de primavera; se fue como si la vida también se acabara para ella que no la entendía sin el. Se fue con su mirada dulce posada en la de ella, suplicante y cansada.

                La tarde de aquel domingo, sin embargo, fue primavera a reventar y la vida seguía como si a  nadie mas que a ella importara que el se había ido para siempre…

                José A. Fernández Díaz.

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces