Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 enero 2014 2 28 /01 /enero /2014 01:20

                Puede que la locura no sea más que un estado de lucidez minoritaria frente a una casi mayoritaria y generalizada deformación de la realidad… puede que si  y también puede que no.

                Lo cierto el-loco.JPGy tangible es que me gustaba encontrarme con aquel hombre de edad cuestionable, que paseaba por las descuidadas calles del viejo parque, conquistado por inmensos árboles que, al final, en conjunto, era una especie de oasis en algún lugar de la pequeña ciudad.Desde allí, desde aquel parque la vida tenía otro aspecto y tal vez por esa razón huía fugazmente de mi trabajo para viajar al reino de Arturo y sus historias para reír y llorar y alguna que otra canción que casi nunca venía a cuento.

                Una mañana caminaba distraídamente, entre árboles y arbustos, mientras hablaba con mi novia por teléfono. Me gustaba escuchar su voz mezclada con el suave discurrir de mis pasos sobre los guijarros del suelo, los pájaros, las bocinas de los coches y algún barco a  lo lejos. Cuando me despedí con un ruidoso “te quiero”, encontré que Arturo me seguía y que además había conseguido sincronizar sus pasos con los míos.

               -Sabes -me dijo Arturo- no caminas igual que siempre cuando hablas de amor por teléfono.

               -¿Tu crees?...

               -No, no lo creo, estoy seguro. Te he visto. ¿Hablabas con tu mujer?

               -No, hablaba con mi novia.

               -Pero ¿no es una mujer?...La gente suele decir eso de “tu mujer”, “su mujer”… Lo habrás escuchado alguna vez.

               -Si, claro, pero no es el caso. La mujer con la que hablaba es simplemente mi novia.

               -Yo creo que no sería capaz de hablar con mi novia, desde un lugar como este, poniéndome en la oreja un trozo de plástico como ese que te has guardado en el bolsillo. Creo que en realidad tienes poderes o estás un poco loco.

               -Yo creo que estoy un poco loco, no te falta razón, pero  loco por esa mujer.

               -Y no será una excusa?

               -¿El qué?

               -Decir que estás loco por esa mujer.

               -Es una manera de hablar.

               -No se que decirte. Me he fijado en ti y haces cosas muy raras. Hablas solo, te contradices, caminas sin dirección, no contestas a lo que te pregunto… Estoy preocupado por ti. Créeme que me preocupa tu soledad. Yo comencé a sentirme  solo hace muchos años, cada vez mas solo a medida que aumentaba el número de personas con las que coincidía en mi vida, cuantas mas personas tenía  a mi lado mas solo me encontraba y llegó a faltarme el aire, por eso emprendí una especie de huida sutil y disimulada. Tenía una novia que solo quería cambiarme por un prototipo de hombre distinto a mi mismo. Me sugería cambios, mejoras, planteamientos de futuro y yo solo era infeliz pensando que a medida que ella iba consiguiendo sus objetivos yo me diluía poco a poco con tendencia a desaparecer para siempre de su lado… La dejé antes de que fuera demasiado tarde.

              Luego fueron mis amigos o esa extraña manera de entender la amistad que tienen algunas personas. Yo los llamaba mis amigos y ellos a duras penas me llamaban. Descubrí que era algo así como el tonto útil y aburrido de tal cosa y de la soledad en compañía,  me empeñé en emprender un eterno viaje al mundo de la soledad en soledad. Abandoné el trabajo, mi trabajo en un psiquiátrico y las asociaciones a las que pertenecía, incluida la familia, mi familia…

              Solo al fin, al fin solo, dejé de utilizar el teléfono, la televisión, la radio y me limito a vivir de mis sueños y de una curiosa nueva compañía: la de las personas que, como tu se acercan a mi para compartir las cosas de su mundo con las mías que ahora son pobres, insignificantes y dicen que perturbadas…

              Me fui de entre mucha gente porque estaba infinitamente solo y ahora que estoy solo siempre hay alguien dispuesto a regalarme su compañía. Yo creo que he ganado. Me preocupas, de verdad.

                -No te preocupes, ahora no, la verdad es que yo he tenido mas suerte que tu. Yo encontré un amigo a tiempo, alguien capaz de explicarme hasta donde llegan los límites de la soledad. Yo te tengo a ti Arturo y no se si te tengo porque me tienes o simplemente porque no estoy lo suficientemente cuerdo como para entender las razones y sinrazones del mundo del que tu huiste.

                Nos despedimos con un sincero “hasta mañana” y volví a mi oficina. Allí me senté, miré la pantalla del ordenador donde tenía almacenados algunos mensajes intrascendentes de amigos para la soledad al tiempo que ese trozo de plástico sonaba y sonaba esperando a que yo volviera a caer en la trampa de hacer el tonto hablando solo.

                José A. Fernández Díaz.     

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces