Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 junio 2012 2 19 /06 /junio /2012 00:46

                la-sallke.jpgLos años han ido desdibujando los trazos tímidos del primer amor, de mi primer amor. Puedo recordar como comenzó y también como terminó o marco el inicio del fin, pero apenas  lo que sucedió entre tanto, entre la primera noche sin dormir y la última deseando soñar desesperadamente.

                Un día cualquiera de los que plagan ese verano eterno e interminable que reina en el Caribe apareció…. Apareció con prisa; tanta que invadió y conquistó  lo que yo creía mío  en muy poco tiempo…

                Es curioso, al principio no me gustaban sus maneras rotundas y seguras en exceso. Para ser nueva en el colegio se  imponía  y me molestaba que supiera cuanto gustaba a pesar del corrector dental. Caminaba sobre las puntas como lo hacen  las bailarinas y aquello estilizaba aun mas su bonito cuerpo, aun atrapado en el uniforme del colegio… No supe cuanto me gustaba hasta que me gustó toda… Me enamore de su melena castaña a juego con la mirada y el tono de la voz, y la forma de susurrar ideas y recordarme canciones…

                Yo era una melena descuidada, un bigote al natural, vaqueros gastados y rotos, zapatillas casi blancas o antes blancas y una eterna chaqueta de cuero negra… una piel demasiado blanca para aquellas latitudes y un acento ajeno, de importación, tocado un poco por la grata melodía  de aquel lugar… tenía ideas…la idea, sobretodo, de que era capaz de ver la vida con cierta corrección; pero no era consciente  de que miraba siempre para el lugar equivocado… me gustaban los libros y la música… también las ideas siempre al margen… Estos tres últimos rasgos me los quedé para siempre…

                Cuando la vi por primera vez me encontraba celebrando  con un generoso trago de agua fría una huida justa y necesaria. Atrás había quedado una aburrida clase de física y una –poco placentera sala plagada de suspiros y bostezos. Ella salía de la oficina del Director y justo  cuando yo levantaba la mirada me encontré con su sonrisa … La segunda vez fue en el  aula que yo había abandonado… para entonces ya tenía un número y yo una amonestación a mayores…

                Convivimos atrapados entre aquellos gruesos muros durante algún tiempo sin apenas   rozarnos con la mirada. Una tarde hablamos, fugazmente y otra igual lo volvimos a hacer … reconozco que me gustó tener razón cuando advertí que se estaba juntando con gente poco adecuada… eran tanto o mas adecuados que yo, pero entonces creía tener alguna razón de vez en cuando… igual que hoy. Ella agradeció mis consejos y seguimos adelante.

                Cuando me percaté de que ya no era capaz de olvidarla un instante a lo largo del día, había perdido algunos kilos, el último libro ya alojaba algo de polvo y mi música extrañaba salir de paseo… Creo que estaba enamorado… Pero como era la primera vez apenas fui consciente. Ella lo sabía, sabía que yo lo estaba y en realidad nunca supe si se trataba de algo con ida y vuelta o tan solo una de esas cosas mías. Supo hacer crecer el sentimiento en mi, alimentándolo con esperanzas y promesas.

                Un día descubrí que los besos eran para otro;  una tarde encontré que otro tenía lo que yo deseaba… Aquel amor nuevo y vigoroso enfermó de súbito y el cuerpo donde habitaban mis ideas también. Recurrí a la memoria para intentar explicarle cuantas cosas me había prometido… nada, todo era una gran mentira sobre la que había construido mi primer amor…

                Guardaba algunos retazos de miradas llenas de pasión, el roce tímido y casual de su piel, el tacto y el calor de la mano que algún día pasee orgulloso entre la mía por las avenidas de la gran ciudad y el sueño de un beso rozando los límites de la boca… eso tenía, eso me quedaba,  mientras sentía como poco a poco se desdibujaba el contorno de un sentimiento construido a golpe de esperanza…

                Un día me quedó la sensación no ya de haber gastado muchos papeles ensayando palabras hermosas, tampoco la de haber rozado el ridículo rogando o mendigando amor… Me quedó  una curiosa herida en la memoria y es que siete u ocho años después, a miles de kilómetros de distancia, me encontré un día con una carta en la que, aquella mujer, me confesaba haber conocido el amor verdadero y sincero… también cuanto le gustaba recordarlo a través de todos esos papeles donde, con pasión, me ocupaba de dibujar los límites de mi paisaje inventado…

                Yo fui su amor verdadero, según me explicó  y ella, pensé,  mi primer amor… Mi segundo gran amor estaba por llegar y esa es otra historia, con recuerdos que comparten espacio junto a esa última carta…

José A. Fernández Díaz

                 

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Ricardo 06/19/2012 08:44

La vida sigue igual....que decía el cantor!!

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces