Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 mayo 2013 2 28 /05 /mayo /2013 01:40

playa del silencio vista amplia

               No sé cómo, pero la tarde gris, desapacible, tormentosa,  nos llevó a encontrar una hermosa playa, al pie de un inmenso acantilado dibujado con paredes casi verticales, en la costa asturiana. Nos gustó el nombre: Playa del Silencio… Decidimos bajar, tras encontrarnos con aquella imagen tan hermosa en la distancia.

                Poco a poco el camino iba perdiendo  el asfalto hasta convertirse en un amplio sendero flanqueado por árboles y arbustos,  a los que la lluvia había arrancado generosas dosis de color, matizado por algún que otro hilo de luz que se escapaba entre las nubes terriblemente grises que cubrían un cielo tormentoso y que dejábamos a la espalda.   Nos encontramos de súbito con un rebaño de cabras que llevaban nuestra dirección y que  no se inmutaron con nuestra presencia… Continuamos bajando, con cuidado porque el suelo era resbaladizo.

                Una curiosa mezcla  de tranquilidad y decepción nos abordó cuando nos encontramos un mirador construido con barandillas de acero inoxidable, que acompañaban todo el recorrido de descenso  por el acantilado, hasta la playa. De lejos se nos antojó complicada y peligrosa la bajada, pero aquel  horrible metal bien sujeto con cemento  a las escaleras construidas con piedras,  facilitaba el descenso bajo la lluvia. Bajamos disfrutando de la sensación de perder poco a poco el contacto con la realidad cotidiana,  plagada de desagradables encuentros y desencuentros.

                Cuando pisamos la piel de la playa encontramos que estaba habitada por rocas redondeadas de colores vivos y entrañables. Las había de todos los tamaños, más pequeñas cuanto mas próximas estaban a la zona donde rompían las olas…

                De repente no el silencio, pero si un extraño murmullo que nacía a un lado de la playa, allí donde la tormenta anunciaba,  con inquietantes juegos de luces y sombras, el camino inevitable al lugar donde descansábamos… aquel murmullo, que no era constante, lo provocaban las pequeñas rocas de la playa cuando el mar se alejaba tras una envestida. El juego de ecos y ruidos huecos era hipnótico… No había silencio, no,  pero los sonidos que habitaban aquel breve paraíso, tenían la voz de instrumentos no inventados, capaces de dibujar música  con el roce bravo entre rocas o el aullido del viento atravesando  las fisuras de los macizos y el ir y venir de las olas coronadas por nubes de espuma…

                Nos mirábamos, cada vez que aquel hermoso murmullo de las rocas,  se imponía al resto de los sonidos mágicos, que rebotaban contra las paredes de los acantilados y volvían a nosotros mas de una vez… nos mirábamos en silencio, con ojos de conquistadores, presumiendo de libertad…

                Sin saber como, de súbito,  una inexplicable sensación de miedo y una terrible desilusión, se llevaron el  encanto, la paz, la alegría… Mi teléfono móvil,  rompía en pedazos, el calor de aquel silencio… en la pantalla aparecía escrito el nombre de un cliente, eran las nueve y media de la noche y habíamos perdido otro paraíso.

                De vuelta; mientras emprendíamos el ascenso a la realidad se me ocurrió pensar que nuestra ilusión por ser grandes y poderosos, por alcanzar a rozar con el dedo límites nunca pensados nos está alejando del más simple, pero también el más  grande de nuestros tesoros, la libertad. Somos prisioneros de nuestra ansia por conquistar lo que no necesitamos para nada…

             José A. Fernández Díaz.                 

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces