Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 mayo 2014 3 28 /05 /mayo /2014 01:55

                pasajeros.jpg

                Decidido a romper  en mil pedazos la ruidosa ausencia  salí de casa y  caminé despacio,  con destino al lugar donde comprar,  por unos pocos euros,  uno o dos  litros  de felicidad ficticia y pasajera.  Apenas habían pasado ocho días desde que ella decidió cambiarme por un elegante piloto al que conoció cuando esperábamos el avión de vuelta a Santiago. No sé cuándo ni cómo intercambiaron los números de teléfono y también mi felicidad… Ahora la tenía  el comandante y volaba con ella entre Madrid y Santiago mientras yo echaba en falta algo de suelo bajo mis pies.

                Entré en el pequeño supermercado e inmediatamente la cajera inicio un alegre saludo que frenó mi lamentable aspecto. Nos conocíamos de otras veces; pero esta vez yo era algo así como el fruto de un accidente sin víctimas morales… ¿morales?... La moral como producto de las circunstancias me había jugado una mala pasada.

                Contesté a su amable saludo y me fui directo a la sección etílica. La tienda estaba casi vacía y me percaté de cuanta atención ponía en mi aquella mujer. Confieso que sentí algo de vergüenza por lo que disimulé poniendo cara de interés cuando tomaba en mis manos una botella y simulaba leer la descripción… En realidad no me importaba en absoluto el año de cosecha del tranquilizante.  Al final opté por el Vodka. Encontré uno de aspecto afrutado que marcaba algo así como cuarenta grados. Tomé dos botellas y me dirigía a la caja cuando me encontré con una imagen ligeramente familiar en un espejo, saludé sin saber … aquello era yo.

                -Que mas da…-me escuché decir poco antes de reiniciar mi camino-

                Cuando puse las botellas sobre la cinta de la caja fui consciente de que me había dejado la cartera. Busqué como un  demente hasta que la amable cajera me calmó.

                -Tranquilo, puedes pagar otro día o si lo prefieres hoy si me invitas a un café.

                -Es que no sé donde tengo la cabeza, gracias.

                -Por nada.  A las nueve?

                -Vale a las nueve,   te espero en la puerta.

                Entonces desperté, dominado por la nausea que me hizo correr hasta el baño, tropezando con alguna botella y los restos de una vida que de repente se había convertido en recuerdos tortuosos. Vomité con dolor la rabia y la desilusión; luego, mientras me lavaba la cara, me encontré intentando determinar si lo del supermercado había sido  verdad o se trataba tan solo de un sueño. Miré la hora… eran las ocho. Si aquello era verdad tenía algo mas de media hora para  intentar parecer una persona. Abrí el grifo de la ducha y esperé a que el agua se calentara… no sucedió. Seguramente se había terminado el butano. Una buena ducha fría no me iba a sentar mal. Me costó pero salí reconfortado. Me afeité a duras penas con una maquinilla con la que me hice bastante daño. Busqué algo de ropa limpia y un poco de perfume. Conseguí salir a la calle justo a tiempo para escuchar como pasaba muy alto sobre mi un avión de Iberia con destino a Madrid probablemente.

                -Que mas da…

                Cuando aparté la mirada del cielo encontré que mi mujer se abrazaba cariñosamente con la cajera del supermercado y antes de meterse en el coche se besaban con tanta pasión que se me saltaron las lágrimas…

                José A. Fernández Díaz.

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces