Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 julio 2012 5 13 /07 /julio /2012 02:09

               cabo-jose.JPG Y allí me fui muy a mi pesar y al de aquellas ideas que mantengo,  mas vivas que nunca, respecto a la paz. Atravesé España de punta a punta, desde mi  esquina verde, Valdoviño, hasta Cartagena. Justo antes de  tomar el tren en Coruña me había presentado a un examen de Derecho Civil… Llevaba conmigo una breve mochila plagada de libros que no pude leer  y la tristeza de estar haciendo algo en lo que no creía y, es preciso decirlo, un miedo terrible a no ser capaz de aguantar sin manifestar airada y contundentemente mi antimilitarismo.

                Fui consciente de cómo y cuando comenzaba el proceso de anulación de la personalidad. Lo primero, todos  en ropa interior  y  aquellos inútiles arrogantes de verde haciendo estúpidos comentarios… luego fue el corte de pelo al cero y la colección de uniformes.  Uno para cada ocasión.  Los planes para el futuro próximo eran cuando menos apasionantes siempre que uno fuera un ignorante…

                Instrucción… llamaban instrucción a un pretendido proceso de enseñanza que consistía en crear sujetos a imagen y semejanza del prototipo de marine americano. “Somos Infantes de Marina”…. Decía aquel  cabo que seguramente se sabía de memoria la primera parte de “la Chaqueta Metálica”… Es cierto que había incluido algunas ruidosas y desagradables expresiones relativas a su entrepierna adaptadas al español mas barriobajero y eso me llevó a pensar que bajo aquella gorra apoyada sobre las cejas con chulería, puede que hubiera algo de inteligencia…militar… inteligencia militar. De aquella “Instrucción” me queda la desagradable manía de responder instintivamente al toque de corneta y a entender que en la vida existen algunas cosas que realmente no valen la pena y que se ocupan de enseñar unos señores tapizados de medallas y otros colgajos… Me queda también la agradable observación de uno de aquellos cabos instructores “Gallego eso es un fusil, no una guitarra”… Es posible que tuviera razón… nunca me gustó como sonaba aquel artefacto y me preocupaba poco aprender a tocarlo.

                Aprendí, eso si, a valorar  lo que no tenía conmigo y, sobretodo, la amistad. El período de instrucción duraba un mes. Eran días intensos y desagradables pero  quienes estábamos allí, atrapados, nos encontrábamos entre estupidez y estupidez para compartir lo que traíamos en los bolsillos de la memoria y las ilusiones para el futuro.  Aprendimos a fingir para que los instructores fueran felices… eso nos hacía sentir libres. Lloramos juntos las penas de unos y reímos las aventuras de otros, cantamos y contamos para llenar vacios. Me gustó conocer gentes mas allá de la Esquina Verde, saber que para ellos la vida era exactamente igual pese a tener mas o menos colores… La amistad entre individuos aparentemente “uniformados” es más fácil… Neutralizada la personalidad externa  solo queda lo que uno lleva bajo la piel,  y eso es bueno o malo sin mas.

                Una mañana formamos con nuestro petate al lado,  en grupos distintos a las Compañías a las que pertenecíamos. Nos separaban. Nos tocaba volver a empezar en otro lugar donde unos como nosotros, pero que habían llegado antes, nos harían la vida imposible…”El hombre es un lobo para el hombre”… Me dolió aquella despedida bajo el sol intenso de  finales  de verano.  

                Cuando todo terminó, nueve meses después, encontré que había ascendido a cabo segundo, me habían condecorado con una cruz al merito naval, tenía un diploma por ser uno de los mejores tiradores, y alguna que otra felicitación en la orden del día del Cuartel… Puede que todo eso tuviera algún valor para quienes creen que esto es necesario. Curiosamente yo afiancé mis ideas respecto al pacifismo y al antimilitarismo y a la idea que tengo de muchos, muchísimos militares… Puede. Pero lo que realmente valió la pena es mas simple y mas complejo al tiempo, es intangible pero furiosamente real… La amistad, la verdadera amistad…

José Angel Fernández Díaz.

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces