Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 mayo 2013 5 10 /05 /mayo /2013 01:37

          No sabía bien cual iba a ser la impresión de todos mis viejos compañeros…tampoco la mía… La verdad es que llevaba algunos días mirándome al espejo  e intentando encontrar,  en mi lamentable estructura actual,  algo que ofrecer para ser reconocido tantos años después, 29 años nada menos y algo mas, una condena de nada por un delito que nunca cometimos…

          Nuestro colegio cumplía 100 años y al encuentro estaban invitados el cardenal, bueno, un cardenal, algunas autoridades y los ex alumnos de todas las promociones…  Y yo era uno de esos ex alumnos… probablemente uno de los menos ejemplares, pero estuve allí y me fui voluntariamente… a otros terminaron por echarlos…  

          Mekano.jpg          Muchos kilómetros me separaban del lugar donde se celebraba el acontecimiento pero no iba a dejar escapar la oportunidad de capturar algún que otro retazo del pasado… Casi siete mil Kilómetros, unas cuantas horas de avión, algunas de coche y el pasado… con cara de presente en directo.

          No tengo virtudes y por eso recurro a los defectos que me pueblan,  para superar mi complejo de inferioridad. Defectos tengo muchos o casi todos y algunos me gustan tanto que sería incapaz de vivir sin ellos…Era lo que tenía para ofrecer junto con mi mal gusto para la música y la ropa… Había perdido por el camino parte de mi melena, inocencia,  dios, belleza,…  y había ganado años, kilos, ideas complejas y experiencias inconfesables, junto con las normales y  una familia increíble que no merecía…

          Decidí llevarme lo que soy y parte de lo que fui…

          Llegué a tiempo para montar mi equipo… me costó explicar a los hermanos quien era y el por qué de aquel antojo… Iba a poner música de los 80… Se podía leer, justo delante del equipo,  en letras futuristas,  plateadas sobre un fondo negro: Mekano… Me fui para volver  mas allá de las 8 de la noche. Entonces estarían los compañeros, los viejos profesores y hermanos, las autoridades y el cardenal…

          Acostumbrado a las bajas temperaturas de la esquina verde, Caracas se me antojó cálida en exceso; decidí acudir con túnica, sin mas… el pelo recogido, mis pulseras y collares sesenteros y el tanga verde fosforescente con chanclas a juego… Suponía que el cardenal también iba a llevar túnica, tanga no sé, pero túnica seguramente si… la mía era de tonos perdidos entre el ocre, el rojo fuego y el marrón austero… un derroche de elegancia.

          Aquello estaba a rebosar. Llamaron mi atención tantas canas y calvas así como las generosas barrigas; tanto como la curiosa y evidente evolución de las glándulas mamarias de muchas de las viejas compañeras… Inmediatamente me percaté de que mi estilo europeo llamaba la atención… Es posible que llegara a opacar al cardenal, aunque no me atrevería a jurarlo… bueno nadie que me conozca tomaría en serio un juramento que saliera de mi boca…

          A lo lejos vi a Iván, elegante desde luego; tostado por el sol, rapado y con una envidiable perilla blanca como el algodón; me saludo con un vaso largo en la mano, ocupado por un brebaje dorado desde el que chisporroteaba el rebote de la luz de algún flash… me acerqué, nos abrazamos hasta llorar, nos miramos a los ojos. Había demasiado ruido. No sabíamos por donde comenzar…lo arreglamos con un nuevo abrazo. Me buscó algo que beber… No era licor de hierbas pero el Ron Venezolano no está mal, nada mal… Entonces apareció Fátima… Fátima desde Australia, casi nada. Ella aún conservaba el acento; yo ya no era de ninguna parte. Que guapa la morenaza…los años le tenían respeto… Me gustó su perfume y volver a disfrutar del brillo de sus adorables e inmensos ojos negros… Coño Candy, estas igualita, me escuché decir al tiempo que le plantaba un generoso beso … y Hernalice y Belkis  y Evelyn,  que se había hecho los siete mil kilómetros junto con José Manuel, el ricitos, con el que me había tomado un café unos días antes… Rodolfo se extraño al verme, como si no me conociera… mi estilo europeo seguramente. José Angel, mi tocayo, me saludó de manera entrañable y Henry, que poco ha cambiado… otro que ha conseguido que la vida le respete… De repente Yoleida, Nicassio, Ricardo, Juan, Pablo, Lissette, Carlos, Filemón, Mabel…. Larry, William,  mis dos hermanos, mas que amigos…  estaban todos… Y ninguno llevaba túnica, ni collares, chanclas… Tanga si… José Manuel, me ha confesado que es de tanga a diario…

          William y yo nos acercamos al equipo… el ecualizador y las mesas de mezclas eran las mismas de entonces solo que ahora ya no había vinilos ni platos… Me hubiera gustado vernos detrás del cartel;  Mekano nos unió para siempre…  el cardenal me miraba…

          Había llegado el momento;  miré a William, el de alguna manera sabía lo que iba a hacer… Entonces extrañé a Antonieta, Tony, mi locura de aquellos tiempos  no estaba,  miré a Iván que sonreía con grata complicidad, a Fátima, a Belkis… al cardenal y al resto de las autoridades… se hizo el silencio. El zumbido ínfimo de los amplificadores ocupó la sala, eché en falta el roce de la aguja sobre el acetato, pero… justo cuando levantaba el canal para dejar escapar el vigoroso sonido de los 80, un golpe de biberón entre ceja y ceja me hace despertar de mi sueño casi imposible, mientras mi hijo Lucas, me pide que se lo llene…

          José Angel Fernández Díaz

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces