Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 febrero 2014 1 03 /02 /febrero /2014 01:57

                baleo.jpg

                El viento arrancaba a las olas gestos  e intensidades difíciles de creer. Es posible que alguien llegara a presentir algún aviso solapado de que el fin del mundo estaba siendo organizado por las fuerzas de la naturaleza, pero,  so pena del viento intenso y helado, así como alguna que otra nube cargada de lluvia repentina y fugaz, el Poeta y el Loco caminaban, como de costumbre,  con dirección al mar.

                Caminaban en silencio, en medio de un silencio acompasado y falso como la bondad de la tarde. Falso porque el ruido de los pensamientos que ambos llevaban como  escueto equipaje era casi un latido furioso y constante.

                Se encontraron con la playa bañada por el mar y ocupada en su totalidad por aguas agresivas y sin embargo gratas a la vista. Más allá no había horizonte. Olas y nubes se confundían al fondo del escenario y dibujaban un trazó torpe y confuso que recordaba  cosas como la vida o incluso la amistad…

                -Has visto Poeta, has visto eso que llaman horizonte allí al fondo donde  tendría que estar?

                -Está, amigo mío, está confundido entre los techos de las olas y el suelo de las nubes mas bajas. Me recuerda que un día hice planes para el futuro, pensando que tal cosa existía y  a  aquello se me ocurrió llamarlo horizonte. Horizonte que terminó siendo como ese que tenemos allí al fondo…

                -Cual?... yo no soy capaz de verlo.                                                                   

                -Pues ese mismo que no eres capaz de ver, deforme, desdibujado, incierto, variable… Tienes algo para beber…

                El loco extrajo del bolsillo de su viejo abrigo una pequeña botella colmada del licor de hierbas que ambos gustaban compartir. Destapó  el frasco y lo ofreció a su amigo, el poeta.

                -Gracias. Hoy más que nunca  se agradece  este dulce y cálido quitapenas.

                -Se agradece tanto como la compañía aún silenciosa de un espíritu sincero de camino a ninguna parte. Porque ambos vamos a ninguna parte. Yo me he perdido entre las calles de la realidad y aún no he querido aprender a volver y tu, tu, poeta, no quieres saber nada de lo que llaman futuro.

                -Bebamos y disfrutemos de esto que está pasando y que es real sin mas. Ni ha sido mejor cuanto hemos dejado atrás ni tenemos garantía alguna de que lo sea lo que no sabemos si llegará a suceder. No quiero decir que no guarde buenos recuerdos de mi juventud y de aquellos tiempos de libertad y sana locura e insensata manera de entender la vida. Quien no quisiera recuperar todo aquello?... Pero todo aquello solo era posible con aquella edad y con la vida en aquel instante justo. Pasados los años decidimos cambiar, como una apuesta propia o por culpa de las circunstancias, y dejar atrás un tipo de libertad para buscar otra.

                -Será eso madurez?. Acaso perdernos adrede en esta carrera loca  de todos los días tiene sentido si se nos ocurre compararlo con el estado de felicidad que  dejamos atrás?... Tal vez mi opinión no sea muy fiable, yo mismo dudo después de hablar, pero es que no soy capaz de entenderme hoy haciendo aquellas locuras  de hace ya muchos años, porque ahora me toca hacer el trabajo que entonces hacían mis padres. La vida tiene sus tiempos marcados y uno no es mas que un juguete de la realidad. Yo cambié un placentero soñar a diario, dormido y también despierto, por pesadillas recurrentes que me persiguen y que de alguna manera estoy obligado a atajar.  Un día fui capaz de leer en el cada día una realidad bien distinta a la de mis sueños y terminé por entender que el mundo a mi medida se iba quedando poco a poco en la adolescencia.

                -Así es. Es imposible vivir para siempre anclado en los suelos del pasado. No somos lo que éramos y podríamos llegar a perder la oportunidad de ser mejores si no vivimos el cada día. Cada cosa en su lugar y en su momento.

                Ambos respiraron hondo el fuerte olor a mar y dejaron que el viento se llevara las últimas palabras. Bebieron de la misma botella  mientras el silencio se iba colmando con la voz del viento y el ir y venir de la olas. En algún lugar del mar una  Sirena echaba de menos estar cerca para escuchar y mirar a su Poeta.

                José A. Fernández Díaz.

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces