Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 enero 2014 3 08 /01 /enero /2014 01:24

 fanny-y-Alexander.jpg

                Entonces vivía en Caracas y consumía las horas de mis días robando algún tiempo a mi pasión por la música, la literatura y el cine,  para estudiar. Ahora pienso que debería haber sido al revés,  pero mi  exceso de curiosidad ya era algo mas que un defecto.  Tenía edad para dedicarme a buscar en el horizonte un lugar para acampar y sin embargo me dedicaba a pasear alrededor de la realidad esquivando vientos y olas, de esas otras que nada tienen que ver con otra naturaleza distinta a la del hombre contra el hombre.

                Una tarde William, mi gran amigo William y yo caminábamos con destino a los  lugares de siempre, mientras soñábamos en voz alta. Íbamos de camino a Parque Central. Al llegar a las torres se nos ocurrió acercarnos al cine. Corría, creo, uno de los últimos meses del año 1983. Aquella tarde tenían en cartelera “Fanny y Alexander”. Nos gustó el cartel y lo que pudimos leer de aquella larga película. Entramos cuando estaba terminando el pase anterior. El cine estaba casi desierto. Nos sentamos y la imagen de la última escena me cautivó… Recuerdo que estaba subtitulada y me dediqué a leer con una impresión que crecía poco a poco. Cuando comenzó nuestro pase quería saber de donde venía aquella última frase…

                “Todo puede ser. Todo es posible e inusitado. El tiempo y el espacio no existen. Sobre una débil trama de realidades, la imaginación teje y modela  nuevas formas”.

                La película, maravillosa, dura, intensa e inolvidable, me enseñó a entender algo que llevaba dentro y que me empujaba a explorar casi con codicia entre libros y películas “extrañas”,   que atrapaba entre las pocas emisoras de televisión del país. La imaginación era la manera de mirar y yo, ese despistado permanente que decía y dice mi madre, no hacía mas que entretenerme en eso, en imaginar. Y no se si imagino bien, pero me gustaba y me gusta hacerlo… luego el cada día se ocupa de las decepciones y las caídas en picado.

                De pequeño, recuerdo, miraba por la ventana del colegio el cielo que amenazaba tormenta y me gustaba imaginar aquel olor a tierra mojada, los reflejos en las calles, la gente bajo el aguacero, la ciudad cambiada… luego, cuando sucedía, me deleitaba recopilando aciertos y alimentándome de sensaciones. Es cierto que entonces en Caracas llovía poco y a  mi me gustaba la lluvia y el viento y el giro a gris de los cielos siempre azules y llenos de luz…

                Pasados los años me descubrí capaz de rememorar historias reales y mezclarlas con sueños e ilusiones, para poder huir de la tristeza o superar las horas muertas. Pasados los años mi amor por el cine “extraño”, se ha vuelto un vicio confesado y las dos, tres o mas horas que paso dentro de una película, son siempre una grata huida a atmósferas de las que casi siempre me cuesta volver  sin heridas. Sucede lo mismo con la literatura y también, por qué no decirlo, con algunas conversaciones de esas que no borra el tiempo con algún buen amigo o amiga.

                “Todo puede ser. Todo es posible e inusitado. El tiempo y el espacio no existen. Sobre una débil trama de realidades, la imaginación teje y modela nuevas formas”.

                Me gusta imaginar, me gusta hacerlo, porque sé que allí es posible encontrarme con mis sueños. La realidad es simple, tanto que si no fuera por esa parte inventada, de la trama  en la que todos estamos atrapados, la vida se nos haría infinitamente aburrida.

                José Angel Fernández Díaz.  

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces