Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 noviembre 2013 5 22 /11 /noviembre /2013 00:55

corazon-copia-1.jpg

                Éramos historias separadas hasta que en algún lugar del tiempo y del espacio nos encontramos. Como si todo estuviera previsto y como si en realidad nada especial estuviera sucediendo nos hallamos una mañana de invierno, de calles brillantes y lluvia tonta.

                Ella caminaba entre las frutas que adornaban las cestas en una de esas entrañables tiendas de barrio y miraba la pantalla de su teléfono con insistencia,  tras disparar una foto a las naranjas y teclear rápidamente.

                Yo salía de una de mis librerías favoritas con destino a unas brillantes y apetecibles manzanas rojas que había en el escaparate desde el que podía ver a aquella morena desconocida. Crucé la calle y al entrar sentí que el indescriptible aroma de las viejas fruterías colonizaba mis sentidos; luego fue aquel perfume y poco después la mirada que acababa de abandonar la pantalla del  teléfono. Nos miramos con una sonrisa en la cara cuando pretendimos coger la misma manzana. Su piel era suave y cálida a juego con el color de los ojos que me  atraparon súbitamente. Coincidimos en que debíamos compartir aquella manzana y así fue.

                Mientras pagaba mi parte y adelantaba la de ella, observé como escribía en su teléfono. Salimos a la calle bajo el paraguas que ella sostenía. Rogué que me permitiera llevarlo aunque era consciente de que resultaba desconcertante mi vestimenta más bien triste con la piel encendida con mil colores de aquel ruidoso artilugio. Con un mordisco muy suave y clavándome la mirada al tiempo, declaró inaugurada nuestra manzana. El mío fue tímido pero más generoso. Disfruté del fresco y dulce sabor a manzana mezclado con el perfume que su mano acercaba a mis sentidos. No tardo en  escribir otra vez en su teléfono y cuando nuestra manzana quedó reducida a una ínfima muestra  recogió en una fotografía la prueba definitiva de que todo se acaba…

                Así comenzó todo. Nada más y nada menos. Muy pronto descubrí que utilizaba las redes sociales para exponer el discurrir de su vida. Lo contaba todo. Todo cuanto yo saboreaba con los sentidos y me guardaba en la memoria para sobrevivir sin ella hasta el día siguiente, era el alimento para que ella pudiera sobrevivir entre las paredes del mundo paralelo que iba creando en sus perfiles sociales. Los demás tenían que saber que comía,  como amaba, cuándo y por qué se iba a dormir, que leía… todo o casi todo.

                Me agregó como amigo y como contacto de whatsapp… Como vivía casi todo en primera persona, junto a ella, me costaba creer lo que estaba leyendo. Dibujaba con fotos y palabras una historia difícil de reconocer.

                Una noche nos amamos con locura y pasión desmedida, fruto,  en parte,  del exceso de alcohol. Apenas podía creer que estuviera sucediendo cuando sucedió. Terminamos, nos abrazamos y besamos antes que la oscuridad nos llevara al sueño. Cuando me disponía a dormir se ilumina parte de su lado de la cama y escribe. Poco después mi teléfono me anuncia un mensaje que asqueado no quise leer.  Esperé a que tras tres o cuatro mensajes mas terminara por dormirse. Abandoné la cama, me vestí, salí a la calle, borré su número de teléfono, la eliminé como amiga no sin antes escribir en su muro y su bandeja de entrada una última  respuesta: “Adiós. Aprende a vivir en la realidad,  es más cálida y placentera que esa página en blanco a la que cuentas una vida que no sabes entender”.

                José A. Fernández Díaz.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces