Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 noviembre 2013 3 27 /11 /noviembre /2013 00:38

                nostalgia.jpg

                Se muy bien como pero apenas soy capaz de explicarlo… Nos conocimos definitivamente una noche,  rozando tal vez las 3 de la mañana.  Pero aquello, aquel encuentro estaba previsto para mucho antes. Nos unía el cine, ese cine extraño, difícil de explicar, grato para los sentidos y mágico para curar algunos males… también la literatura. Todo aquello nos unía sin que lo supiéramos hasta que un día nos encontramos invadiendo con expresiones similares el mundo de las ideas en alguna red social. Nos unía también la ideología y la esperanza.

                Aquella noche, lo recuerdo bien, una pregunta mía fue la clave: “¿conoces a Rosa?”… Conocías a Rosa. Tú eras aquella mujer de la que me Rosa  me hablaba y yo, luego lo supe, aquel hombre del que te hablaba ella. Curioso mundo,  tan grande y tan pequeño a la vez. No puedo entender como no nos encontramos antes. Caminábamos por los mismos lugares y peregrinábamos buscando las mismas películas y protestábamos en las mismas manifestaciones y con la misma bandera.

                Elena es vital, terriblemente vital y sincera, tanto que lleva tatuado al Che en uno de sus hombros. Yo apenas he sido capaz de no dejarlo salir de mi torrente circulatorio… y no sé bien  si es mi sangre o está en ella. Somos dos soñadores con hijas a las que decidimos llamar Andrea y tan idealistas que la vida a veces se nos pone cuesta arriba. Siempre tenemos pendiente un café y siempre nos falta tiempo porque nos sobran prioridades…

                Me gusta no sentirme raro cuando digo Tarkovsky, Kar Wai, Kin Ki Duk, Kieslowsky, Woody Allen, Bergman,  Loach… Ella me entiende y comprende que vivir entre el dulce marco de una pantalla dos, tres o cuatro horas lejos de ser una tortura es una carga de vitamina para el espíritu. Luego, de vuelta  a la realidad, somos más conscientes de cuanto es preciso cambiar y cuanto no.

                Incansable, honesta, luchadora, de mirada brillante y voz cariñosa, me gusta pensarla como amiga, decir camarada con orgullo y reencontrarme con la esperanza de saber que con gente así otro mundo es posible.

                Tenemos cosas de que hablar, muchas, que esperan a  que llegué ese café y pocas en las que no coincidamos. Me gusta su espíritu porque se parece a lo que yo quiero ser… casi nada.

                Un día de estos cuando suceda, cuando nuestros tiempos se den una tregua, tengo pensado recomendarle alguna que otra película de esas que aún no he visto para que a cambio  me explique por qué en la vida uno se encuentra con gente que de verdad vale la pena  y no es capaz de quedársela para siempre y sin embargo ha de cargar con inútiles pesos muertos adheridos a la historia vivida y por vivir.

                Salud camarada Elena.

                José A. Fernández Díaz

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces