Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 septiembre 2016 5 23 /09 /septiembre /2016 00:56
Primer día de otoño en el laberinto

                No fue hasta la tercera cita cuando confesó, el confesó, que en realidad estaba convencido  que ella era fruto de una recurrente  imaginación, acorde a una vida con miedo al camino de ida de los días…

                Convencido de que Carolina no era de verdad, se permitió el lujo de ahorrar en palabras y gestos,  para malgastar en tortuosas elucubraciones a desmano.

                Carolina confeso, defraudada, que creía haber encontrado a un hombre capaz de estar, sin pretender convertirse en el centro de ningún universo… atento y con ganas de escuchar, pretendidamente ajeno a las farsas y a las construcciones predeterminadas… previsibles.

                Y ahora qué?...

                 Ahora toca escucharnos como esencia, dijo Arturo. Y dijo mas,  pero Carolina, atenta a sus pensamientos desbocados, solo miraba la piel cálida de un día cualquiera que se colaba por la ventana.

Conoces a alguien en el infierno?  –se escuchó decir Carolina-

                Claro que si… casi todos mis buenos amigos están allí y seguramente algún enemigo también.

                Sabía que eras tu quien estaba hecho de mentiras. Yo soy el infierno y no tienes ni idea de cual es el color de mis ojos. Di un color sin mirar… atrévete.

                Eso lo se. Los tienes mezclados con un peligroso encuentro entre azul y verde… ahí he caído muchas veces.

                La verdad es que la tarde discurría amena y placentera, para tratarse del último día de verano, el sol se entretenía entre las hojas verde fosforescente y el suelo estaba algo salpicado de otoño… poco,  pero saltaba a la vista lo que estaba por venir.

                Cuando Carolina y Arturo iniciaban un estruendoso acercamiento con un  inminente beso como objetivo, la hermana Aurora se plantó casi etérea entre ambos para aludir a las normas de la casa… que,  como casa,  estaba mal definida,  pues en sus laberintos se escondía una prisión donde estaban atrapados los dominios de cierta virtud   mal llamada “locura”.  A los pobladores de tan curiosa casa se les prohibía ser… Tenían permitido estar, estar sin mas y en espera de que el milagro de la mal llamada “cordura”  terminara por hacerse cargo de los enfermos, hacían de la paciencia una ciencia al servicio de la autodestrucción.

                Nos queremos, hermana Aurora… nos queremos porque no somos de verdad. Nos hemos inventado el uno a la otra y la otra al uno. Usted sabe bien que ninguno de los tres tenemos vida mas allá de los límites del laberinto. La que era nuestra se quedó en un diagnóstico,  que asocia el comportamiento que nos mueve con una enfermedad que hace de cuanto somos un peligro para el mundo real. La que era suya se la ha entregado a una manera de leer el mundo que resulta ininteligible para quienes saben que están de paseo por un campo de exterminio… porque usted sabe que está condenada a muerte, verdad?... e insiste en hacer de la cosa esa que nos convierte en historia, un suplicio que comparte con los demás…

                Saldremos hermana, para amarnos hasta la cordura, mientras tanto, aquí en el infierno podemos intentar hacer de las normas un juguete roto. Nosotros que amamos el calor de la piel e imaginamos la una confundida con la otra, aún aquí en el infierno, recomendamos que mire con algo mas de lujuria al todo y que mire para otro lado cuando se trata de elementales enajenados que nada tienen que perder… nada mas que la locura como divino tesoro.

                José A. Fernández Díaz      

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces