Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 junio 2015 2 09 /06 /junio /2015 01:21
Fotógrafo de guerra

                Había viajado al centro de muchas guerras y de todas se había traído heridas mortales.

                La noche entera, para ser dormida, tenía la condición de odisea  y la felicidad, aún súbita y fugaz, había abandonado el catálogo de estados de ánimo con el que había sido dotado de serie. Conoció esa otra manera de sobrevivir al paso del tiempo,  mientras la muerte no tuviera el gesto definitivo de un antojo, en los ojos de almas con nombre que arrastraban el cuerpo sin vida de un puñado de ilusiones muertas para siempre desde siempre.

               Aprendió la vida de verdad desde el visor de su cámara. Las fotos tenían olores y hasta sabores, pero solo para él… olores terribles y sabores indeseables. A las imágenes,  inscritas en el corazón del artilugio que le daba de comer,  asignaba un lugar entre los límites de la vida  que le había tocado o la que iba escogiendo de entre las sombras de cada una de las muertes que prefería no haber visto. Y no solo había visto muertes… también había visto vidas hechas de una muerte permanente pero no definitiva… Una mierda amasada por las manos de un dios  que repartía dolor entre quienes menos lo merecían y en el que nunca fue capaz  de creer.

               Había aprendido a amar la paz de su hogar y la monotonía de una interminable tarde de domingo a golpe de huidas continuadas hacia un lugar donde la vida tuviera algún valor. Siempre mirando a los lados, atrás y,  solo de vez en cuando,  al frente. Había sido un pacifista antes de viajar a su primer infierno y,  sin dejar de serlo, terminó por comprender que algunos hombres deciden  destinar su vida al sacrificio por la paz de los otros. Las injusticias, algunas veces, solo se pueden combatir desde la mas terrible de las opciones: la guerra.  El camino con dirección a la paz estaba lleno de soldados muertos y civiles alcanzados por la desgracia de vivir en medio de un campo de batalla.

               Tenía fotos, se encontró con  muchas fotos, que nunca quiso atrapar con la cámara que llevaba colgada al cuello. Una explosión está construida con miles de fotos y el después con un millón mas de historias para contar a través de ráfagas imposibles.

               Un día decidió dejar el color para la felicidad ausente,  perdida para siempre y nunca mas volvió a salir del blanco y negro. Al final, el paisaje donde amanecía y también donde intentaba alcanzar el sueño, no era otra cosa que un luto dibujado sobre una viscosa escala de grises con el negro como horizonte.

              A su primera guerra se llevó la imagen de una fotografía de Nick Ut, que reflejaba el horror vivido en la Guerra de Vietnam… Una niña corriendo desnuda por una carretera, quemada por el napalm … Pensó que aquello no iba a suceder mas. Con los años aprendió que el hombre es impermeable a  la historia, que la capacidad para entenderse está escrita en los cuentos de hadas y que siempre es posible superar los limites del horror.

             Aprendió a  reconocerse herido y vacio de sentidos tras el paso de los ejércitos y la lucha …y entre los escombros de las ciudades muertas, pobladas tan solo por los restos de las vidas partidas en pedazos irreconciliables.

             Equivocó su pasión por la fotografía pues buscando atrapar cosas del cada día de la vida se encontró con  cadáveres mudos, habitantes de una historia siempre vergonzosa de fracasos y palabras inútiles.

             José A. Fernández  Díaz.  

 

Compartir este post

Repost 0
Published by atrapado-en-la-esquina-verde
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de atrapado-en-la-esquina-verde
  • : Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
  • Contacto

Perfil

  • atrapado-en-la-esquina-verde
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.
  • Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Anuncios con palabras

- Vendo Manual de Supervivencia para Corazones rotos, con mucho uso.

- Se agradecen los comentarios... yo también tengo derecho a leer.

 

 

 

Páginas

Categorías

Enlaces